Cuota inicial: ¿con crédito o ahorrada?

28 Febrero 2017

El primer paso para la compra de vivienda es tener la cuota inicial. El mercado ofrece opciones para financiarla, pero hay expertos que recomiendan tenerla ahorrada antes de tomar la decisión. Una mirada a las dos opciones.

Antes de comenzar, vale la pena recordar que en Colombia las entidades financieras nunca prestan el ciento por ciento del valor de la vivienda. La financiación de estas entidades es de hasta el 70 por ciento del valor del inmueble, lo cual en definitiva es positivo porque busca fomentar una cultura del ahorro, así como un uso acertado de beneficios laborales como las primas y cesantías.

 

La mayoría de expertos en finanzas personales asegura que el dinero de la cuota inicial no debe salir de deudas y préstamos (ya que esto genera un nivel de endeudamiento más bajo e incluso un riesgo de descapitalización y hasta quiebra).

 

No obstante, una posibilidad viable y que no representa mayor riesgo es pagar la cuota inicial a plazos mientras el inmueble se está construyendo, de tal forma que cuando se reciba la casa o apartamento el deudor ya ha terminado de pagar la totalidad de esa deuda y puede asumir con tranquilidad una obligación mayor, es decir, el crédito hipotecario.

 

Eso sin contar con ya tiene una cultura de pago mensual con destino a vivienda que hará mucho más fácil continuar con un nuevo préstamo. En cualquier caso y para determinar el valor mensual a pagar en deuda (ya sea por cuota inicial o por cuota de crédito hipotecario), lo primero a tener en cuenta es definir el monto a pagar; este debe ser coherente y acorde a la situación financiera familiar. Una simple hoja de cálculo en donde se registren ingresos y egresos le permitirá hacer cuentas aterrizadas, siendo consciente de cuánto gana, cuánto gasta, si puede ahorrar y cuánto se podría endeudar.