Armonía por cuenta de la lencería

5 Mayo 2017

Los juegos de cama, las colchas y las toallas aportan mucho en la decoración del hogar. Aunque a veces parecieran elementos que cumplen más una labor funcional que decorativa, definitivamente dan un toque estratégico a los espacios.

En efecto, gracias a sus colores, texturas, e incluso diseños, la lencería para el hogar es un mecanismo efectivo de potenciar ambientes como el baño o las habitaciones. Al igual que sucede con el mobiliario, los pisos y las cortinas, este tipo de elementos también se destacan por responder a tendencias de temporada.

Para los meses siguientes, por ejemplo, se destacan los colores que responden a estaciones de primavera y verano, es decir, tonalidades vivas. Sin embargo, las gamas derivadas de los tonos tierra y grises siempre resultan una opción válida para espacios como los baños sociales.

Cuando se habla de lencería del baño, parte de la atención se centra en las toallas y elementos decorativos que jueguen con estas como velas, canastos e incluso matas; aunque la costumbre de utilizar juegos de baño hechos en algodón, crochet o tela es cada vez menos frecuente, el mercado siempre ofrece alternativas que hacen juego con pocetas y sanitarios. En este ambiente, los expertos recomiendan usar para el secado de manos toallas de tonalidades fuertes, pues las claras tienden a verse sucias más rápidamente.

En las habitaciones, entretanto, existen unos infaltables en lencería para hacer de este espacio un lugar acogedor y estos son las colchas, las fundas y las sábanas. Aunque no es mandatorio que las dos primeras y las tercera hagan juego entre sí, conviene revisar si todas expuestas a la vista. En caso afirmativo vale la pena prestar atención en que las tonalidades y formas combinen.

Las colchas delgadas de doble faz nunca pasan de moda, así como las rayas o las formas circulaes. En esta temporada los estampados étnicos así como los que usan formas características de culturas orientales se imponen.

En las habitaciones de los más pequeños no está de más hacer un despliegue de color o también optar por la oferta de cubrecamas que tiene estampada la figura de su dibujo animado favorito. Eso sí, cuando se usan muchos colores en las colchas conviene usar una única tonalidad en las paredes para no saturar el espacio de texturas.